PRODUCTOS DESTACADOS


PRODUCTOS >Niles ZR-4

Niles ZR-4

El acceso a la música se ha democratizado como nunca gracias a los medios digitales. Hoy es más fácil tener música personalizada en cualquier habitación de la casa. Y como tal los ejemplos se han multiplicado exponencialmente, aunque siempre es bueno recurrir a los pioneros en el ramo. Este es el caso de Niles Audio, que ya tiene en su haber tres décadas dedicadas al audio arquitectónico. Por ello esta vez recurrimos a la prueba de un “sistema tradicional” de distribución de señales de audio a través de una casa. Se trata del ZR-4: un kit que incluye un receptor multizona (4 fuentes, 4 áreas), cuatro teclados de pared, tres microflashers infrarrojos y un control remoto IR. Como ventaja del sistema ya de entrada se cuenta con sintonizador de radio AM-FM con 20 presets por banda (lo cual ya se considera una fuente de sonido). Acepta otras 3 fuentes estéreo análogas. La amplificación digital interna también está concentrada en el chasis del ZR-4 y entrega 40 watts por zona (20 watts por canal). Para los que necesiten control a través de RS-232 (algunos DVD´s por ejemplo), este componente ofrece control mediante este protocolo o mediante códigos discretos de IR para cada zona, así que además podría integrarse perfectamente a sistemas secundarios como el IC2 (ideal para un cine en casa). Otra bondad es la posibilidad de amplificar la zona 4, con lo que podría subir su potencia a áreas muy grandes donde la familia acostumbre fiestas a más no poder. Y con el escándalo que se crea en esa zona sería muy complicado escuchar el timbre o el teléfono, sin embargo la marca ofrece un módulo opcional llamado DBI-1, el cual se conecta directamente al ZR-4 que permite la función de campana y de voceo a través de las bocinas de la casa, bajando el volumen de la música de manera automática. Como extras de personalización del sonido de cada zona, existen controles para ajustar nivel de graves y agudos y loudness (sonoridad). Para residencias grandes u oficinas medianas donde 4 zonas no son suficientes, basta “linkear” otro ZR-4 y lograr 8 zonas. También es capaz de soportar más de un teclado de pared por zona, basta agregar el expansor de teclados ZR-KE. En cuanto a funciones especiales destaca el hecho de poder configurar las 4 zonas como una sola, así el encendido, el apagado y la selección de fuente permanece de manera homogénea y aún así permite manipular volumen de manera independiente en cada zona. Tuvimos un kit completo del ZR-4 y podemos decir que su instalación es bastante sencilla: del ZR-4 es necesario correr cables de bocinas (calibre 16) para llegar a los altavoces. Luego es necesario “tirar” cables CAT 5 (con conector RJ-45) del ZR-4 a cada teclado de pared (se tiene que cablear en Home Run, no en daisy chain); con eso basta. Existen más opciones para instalaciones que requieren más funcionalidad: conexión a un existente sistema de cine en casa, conexión a otro ZR-4 en modalidad maestro-esclavo, establecer un pulso de sincronía de Home Theater (para compartir fuentes desde otra locación), un trigger de 12 v para encender componentes externos (como un amplificador de potencia), la ya mencionada función de paging, la conexión a un sistema de control como AMX, Crestron o el ICS del mismo Niles, esto a través del puerto de comunicación RS-232 y varias más que surgen cuando la instalación se personaliza a profundidad. La programación del sistema por supuesto que requiere paciencia y experiencia, por ello sólo es indicada para instaladores capacitados y certificados por Niles. Aunque no requiere una computadora, es un trabajo laborioso que se realiza directamente en el panel frontal con la combinación de botones y la lectura de caracteres en el pequeño display LCD. En el tema de los teclados, la cosa va bastante sencilla pues en realidad sólo hay 4 bloques de botones: los master keys que son los que encienden la zona y a la vez eligen la fuente a escuchar en esa área; los botones de volumen de zona, el botón de mute y el botón de apagado. En realidad basta etiquetar de manera adecuada la fuente (vienen etiquetas con nombres como CD, Sat, DVD, iPod, AM, FM, etcétera) y listo. La programación como ya dijimos se hace desde el panel frontal del componente ZR-4. También es preciso hacer la programación del control remoto (mediante códigos de fabricante donde ya se incluyen los principales comandos de cada componente específico en marca y modelo y que es preciso insertar en el mando a distancia, aunque también se pueden programar ciertas teclas bajo la función de aprendizaje). Recordemos que en productos de electrónica a la medida, los resultados dependen en gran medida de la planeación del proyecto, de la calidad del cableado y conectorización y finalmente del esmerado cuidado que se tenga en la programación que realmente desea el habitante de la casa donde se instalará el sistema. No basta que un producto en el papel haga maravillas, es imprescindible experiencia en el instalador y retroalimentación con el cliente.


CONSULTA A UN
ASESOR PROFESIONAL